Inicio > Art铆culos, Espacio, Historia, Videos/Im谩genes > La LRO fotograf铆a los surcos dejados en la Luna por el Rover del Apolo 15

La LRO fotograf铆a los surcos dejados en la Luna por el Rover del Apolo 15

La sonda espacial LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) cuya misi贸n es la exploraci贸n lunar se encuentra en 贸rbita de servicio alrededor de la Luna desde junio de 2009 fotografiando la superficie de nuestro sat茅lite natural y recogiendo datos de la misma mediante diversos instrumentos y experimentos. Ha fotografiado los lugares donde se posaron los seis veh铆culos Apolo que llegaron a la superficie lunar, donde qued贸 el m贸dulo de descenso pues, como es sabido, para ahorrar peso y, por tanto, combustible, los astronautas regresaron en el m贸dulo de ascenso, dejando el de descenso abandonado en la Luna…..

(como es igualmente sabido, y redundo, el m贸dulo lunar se compon铆a, a su vez, de dos m贸dulos: los referidos m贸dulo de descenso (la parte inferior, que contaba con cuatro patas articuladas para amortiguar el alunizaje, y la parte superior o m贸dulo聽 de聽 ascenso).

De dichas fotograf铆as, la NASA ha empezado a difundir en primer lugar las del Apolo 15 (el cuarto vuelo en llegar a la Luna de los 6 que se posaron en ella, que hubieran podido ser siete de no haber ocurrido el accidente del malogrado Apolo XIII). Aquel vuelo del Apolo XV tuvo como importante novedad el hecho de transportar hasta la Luna el LRV (Lunar Roving Vehicle) com煤nmente conocido como 鈥渞over鈥 lunar. A este primer LRV siguieron otros dos con los dos 煤ltimos vuelos Apolo (XVI y XVII). Ese veh铆culo, obviamente, permiti贸 que los astronautas se desplazaran hasta una distancia del m贸dulo lunar mayor de la que lo pod铆an recorrer caminando.

Se puede considerar como el primer autom贸vil sobre la Luna, pues era un veh铆culo que ten铆a ser conducido por el astronauta sentado en el mismo, ya que no fue dise帽ado para ser utilizado mediante control remoto. Por el contrario, como los rusos no consiguieron poner cosmonautas sobre la Luna tuvieron que ingeni谩rselas construyendo un veh铆culo dirigido por control remoto desde la Tierra (el Lunojod, enviado a La Luna por el Luna 17). La NASA no necesitaba un veh铆culo por control remoto pues ya ten铆a a los propios astronautas que lo conduc铆an. Parad贸jicamente, el gran adelanto tecnol贸gico que llevaban los americanos a los rusos hizo que no estuvieran tan adelantados como los sovi茅ticos en ingenios dirigidos por control remoto, repito, porque la NASA no los necesitaba (鈥渓a necesidad crea el 贸rgano鈥, estableciendo un s铆mil con la Teor铆a de la Evoluci贸n de las Especies).

En cambio, en el caso de Marte, la NASA es la 煤nica agencia espacial (hasta ahora) que ha conseguido enviar 鈥渞overs鈥 robotizados, o sea, autoprogramables, a la superficie marciana, lo cual viene realizando desde 1997 con el 鈥淪ojourner鈥 de la misi贸n 鈥淢ars Pathfinder鈥 y los posteriores 鈥漇pirit鈥, 鈥淥pportunity鈥, etc. Aunque dichos 鈥渞over鈥 pueden ser teledirigidos, sin embargo, teniendo en cuenta que la distancia Marte-Tierra oscila de menos de 56 millones de km en su punto m谩s cercano a 399 millones en el m谩s lejano de la 贸rbita, las emisiones de radio tardan aproximadamente de 3 a 22 minutos, respectivamente, es decir, entre ida y vuelta (llegada de la informaci贸n desde Marte y respuesta de la Tierra) pasar铆an de 6 a 44 minutos, por lo que en caso de encontrar un obst谩culo en el camino, obviamente no dar铆a tiempo a reaccionar si se utilizara el control remoto. En fin, que cuando llegara la informaci贸n a la Tierra, el 鈥渞over鈥 ya se habr铆a estrellado. Por tanto, la 煤nica opci贸n razonable es que sean autoprogramables y 鈥渄ecidan鈥 ellos ante los obst谩culos.

No s茅 qu茅 dir谩n ahora los 鈥渃onspiranoicos鈥, como se les denomina com煤nmente a los que forman parte de esa corriente contracultural y acient铆fica que es partidaria de la 鈥渢eor铆a de la conspiraci贸n lunar鈥, por la cual creen que el hombre no ha llegado a la Luna鈥

Esa corriente contracultural empez贸 como leyenda urbana, primero entre personas de bajo nivel cultural, extendi茅ndose despu茅s a parte del resto de la poblaci贸n aunque, seg煤n las estad铆sticas, dicha creencia acient铆fica sigue estando m谩s arraigada entre quienes tienen una formaci贸n baja en cultura cient铆fica.

Parad贸jicamente, en nuestra sociedad, en la cual cada vez est谩 m谩s ampliamente implantada la tecnolog铆a, lo 煤nico que sabemos de ella es usarla, y nada m谩s. El nivel cient铆fico de la poblaci贸n, curiosamente, ha descendido bastante (interesante tema de investigaci贸n para los soci贸logos鈥)

Una de las teor铆as que explican la aparici贸n de esta extra帽a 鈥渢eor铆a de la conspiraci贸n lunar鈥, tiene su origen en una mala pel铆cula de Hollywood (Capricornio Uno). Lo de 鈥渕ala pel铆cula鈥 es seg煤n la cr铆tica especializada, tanto estadounidense como mundial, y, a la vista del film, considero que no se equivocaron en la calificaci贸n).

Despu茅s, alg煤n articulista sensacionalista y sin escr煤pulos que no le importa lo m谩s m铆nimo desinformar a la poblaci贸n con tal de hacerse notar, hizo el resto. Sin embargo, al lector inteligente dif铆cilmente podr铆an enga帽arle, pues hay que pensar que聽en plena Guerra Fr铆a era absolutamente imposible que se produjera una supuesta mentira sobre la llegada a La Luna pues, obviamente, los rusos no son tontos, y fueron de los primeros en obtener informaci贸n de primera mano de la llegada de los americanos a La Luna gracias a los sat茅lites esp铆a sovi茅ticos y otros medios cient铆ficos, cono los radiotelescopios que detectaron las conversaciones de los americanos en la superficie lunar a trav茅s de las emisiones de radio que captaron al dirigir los radiotelescopios hacia La Luna.聽 Por todo lo cual, los sovi茅ticos reconocieron p煤blicamente ante el mundo que los americanos les hab铆an ganado en la carrera hacia la Luna, tras lo que los rusos abandonaron su proyecto de viaje a la misma (como todos sabemos, los rusos a煤n no han llegado). Ya no ten铆a sentido continuar, pues hab铆an perdido, como comento, la 鈥渃ompetici贸n鈥 en la carrera a la Luna.

Las conversaciones de los astronautas en la Luna fueron captadas adem谩s por varios radiotelescopios de todo el mundo: especialmente por el famoso radiotelescopio brit谩nico de Jodrell Bank.

Valga el siguiente matiz de ficci贸n para especular que, como sigan as铆 los 鈥渟ensacionalistas鈥, el d铆a menos pensado nos van a decir que los trasplantes de coraz贸n no existen (por citar un logro de la misma 茅poca que el Proyecto Apolo) y pasando el tiempo crecer铆a el n煤mero de ingenuos que lo creer铆an.聽Dir谩n:聽鈥淎h, yo no lo he visto, a saber lo que聽har谩n en los quir贸fanos鈥︹ Vuelvo a repetir que la frase precedente es, obviamente, una licencia a la ficci贸n con una pizca de iron铆a, que adem谩s constituye una frase de lo m谩s irracional y acient铆fico pues, como sabemos, hay en el mundo mucha bibliograf铆a y muchos cirujanos, anestesistas, enfermeras, etc. que dan fe de los trasplantes; pero m谩s dif铆cil a煤n, si cabe, era no creer en la llegada a La Luna, que se retransmiti贸 en directo por televisi贸n a todo el mundo, y tambi茅n existen muchos miles de t茅cnicos que igualmente pueden atestiguarlo, pues trabajaron en ello.

El hecho de que la teor铆a de la conspiraci贸n lunar haya tenido cierto eco en la sociedad induce a pensar que nuestra sociedad est谩 enferma (lo cual no supone afirmar algo nuevo). En efecto, dicha 鈥渢eor铆a鈥 constituye una alteraci贸n del juicio de realidad al suponer la negaci贸n de un hecho cient铆fico y de un hecho hist贸rico: negaci贸n de la realidad (todos sabemos el nombre que tiene eso en Psiquiatr铆a).

Teniendo en cuenta que la teor铆a de la conspiraci贸n lunar, considerada bajo un punto de vista exclusivamente jur铆dico, tiene tratamiento legal de calumnia (lo siento, pero como M茅dico especialista en Medicina Legal y Forense que soy, no he podido evitar mi deriva hacia lo jur铆dico), dejo la siguiente pregunta en el aire: Despu茅s de las calumnias generalizadas a la NASA por parte de dichos sensacionalistas, 驴no ser铆a justo, precisamente, que la NASA tomara medidas legales contra ellos reclamando judicialmente indemnizaciones millonarias en todo el mundo por atentar contra el honor y el prestigio de esa instituci贸n cient铆fica, con injurias y, lo que es jur铆dicamente peor, con calumnias? Evidentemente, es una calumnia muy grave, pues dicen que la NASA miente. Supongo que para dicha instituci贸n cient铆fica debe muy duro padecer esa injusta situaci贸n, despu茅s del arduo trabajo que es de suponer tuvieron que realizar para conseguir poner un hombre en聽la Luna (mejor dicho, 12 en total).

Adem谩s, esas indemnizaciones multimillonarias supondr铆an una importante fuente de ingresos para la NASA, ahora que est谩 afectada por recortes econ贸micos, con lo cual, al final, se beneficiar铆a toda la Humanidad por la tecnolog铆a de retorno (la llamada transferencia de tecnolog铆a) que generar铆a聽avances en聽el resto de la Ciencia, la Tecnolog铆a y, no olvidemos, tambi茅n聽en la Medicina. Todos conocemos los avances que ha habido en Medicina derivados del programa espacial鈥

Ovidio Fern谩ndez Martin

** Para ver las fotos de los surcos dejados por el Rover del apolo XV

  1. Sin comentarios aún.