En un informe que podría preocupar a los viajeros, se reportó que pilotos de Japan Airlines habían dado positivo 19 veces en las pruebas del alcoholímetro, desde agosto de 2017, cuando se introdujo un dispositivo más sensible para los controles internos. El último informe surge tras la noticia de que un piloto de Japan Airlines admitió haber estado más de 10 veces por encima del límite legal de alcohol en el aeropuerto Heathrow de Londres, en octubre de 2018.
El alcohol es  la «droga» más consumida en nuestro entorno sociocultural, de la que más se abusa y la que más problemas sociales y sanitarios causa. El alcohol en concreto adormece progresivamente el funcionamiento de los centros cerebrales superiores, produciendo desinhibición conductual y emocional. No es un estimulante, como a veces se cree: la euforia inicial que provoca se debe a que su primera acción inhibidora se produce sobre los centros cerebrales responsables del autocontrol.
En aviación siempre tenemos que estar recordando que la combinación del alcohol con el vuelo puede ser fatal, y para ello nada mejor que recordar los puntos básicos en este folleto de la FAA.
Alcohol and Flying : A deadly Combination