Hace un par de años,  el periódico «El País» se hizo eco de una rocambolesca historia protagonizada por un recién casado norteamericano en Grecia, de viaje de luna de miel en Roma; al cuál, desde EEUU se le confirmaba que padecía una forma extremadamente resistente de Tuberculosis. Las autoridades sanitarias de EEUU  le conminaban a presentarse ante la sanidad italiana para su control. Aduciendo su desconfianza en las mismas decidió volver en avión a su casa. El profesor Andreu Segura debatía en este artículo sobre la conveniencia de este tipo de alertas sanitarias

Alertas sanitarias,aviones y virulencia
Andreu Segura / Profesor Salud Pública / Universidad de Barcelona
El País,5/junio/2007
* Otra visión : «Una fallida teoría de la conspiración» / Roberto Aguirre