En nuestro país, el ictus es la segunda causa de muerte (la primera en la mujer) y afecta cada año a 120.000 personas. Además, es la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda de demencia. Se pueden distinguir dos niveles de prevención: Prevención primaria y Prevención secundaria.  Distinguimos dos tipos de FRV: FRV no modificables y FRV modificables.
FACTORES DE RIESGO VASCULAR NO MODIFICABLES Entre ellos destaca • Edad: el riesgo de ictus aumenta con la edad, sobre todo a partir de los 60 años. • Sexo: en general, hasta edades avanzadas, el ictus es más frecuente en los hombres. Sin embargo, debido a la mayor expectativa de vida de las mujeres, a partir de los 85 años la incidencia de ictus es mayor en las mujeres que en los varones. • Historia familiar de ictus (existen determinados factores genéticos que puede predisponer para sufrir ictus). • Raza (mayor riesgo de ictus en los individuos negros americanos).
FACTORES DE RIESGO VASCULAR MODIFICABLES Los FRV  son aquellos sobre los que sí podemos actuar para corregirlos, y con ello reducir el riesgo de ictus. Entre ellos destacamos la hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, tabaco, obesidad, vida sedentaria, consumo de alcohol, terapias hormonales, y enfermedades cardíacas
El papel de cualquier sanitario  es muy importante tanto en el apoyo en medidas de prevención primaria y secundaria como en la información proporcionada a los pacientes sobre pautas de actuación y para ello esta Guía destinada a los farmacéuticos de nuestro país, puede ser muy útil para todos.
Guía Práctica del ICTUS 2017 / Editada por el Consejo General de Colegios Farmacéuticos