La despresurización de la cabina de un Airbus A-320, una persecución a bordo de un coche de policía o tomar una curva al límite en un autobús de línea. Probar un vehículo en las condiciones más extremas no requiere poner en peligro la vida de nadie gracias a las nuevas tecnologías de simulación. Así se expone en este interesante video por Antonio M.Ron y M. Fernández publicado en lainformación.com